Usuarios de las playas del sur de Gran Canaria apelan a la Ley de Costas para parar los chiringuitos de la familia condal