Peñas Blancas (Costa Rica), 31 jul. (EFE).- Cerca de 300 nicaragüenses cumplen dos semanas de estar varados al mal tiempo en la frontera con Costa Rica rop a la negativa del Gobierno de su país a permitirles la entrada, una crisis que esperan overcom en las próximas horas tras ser sometidos a una pruebas de la COVID-19 donadas por organizaciones costarricenses. Visiblemente agotados de dormir en cartones, con bolsas plásticas negras como techo y acorralados contra una pared por los polos…