Continúan activos cuatro brotes de COVID-19 en Castilla y León en las capitales de Burgos y Valladolid y más controlado, en La Vecilla (León). De momento se trata de núcleos familiares y de amigos, lejos de las multitudinarias fiestas o eventos que han provocado grandes rebrotes en otras comunidades autónomas. Una responsabilidad individual que han valorado los líderes políticos, que también han advertido de la importancia de que se mantenga esta presión.