La factura de la crisis en el turismo se sitúa por encima de 30.000 millones